Laura y Dita en Auschwitz

Antonio G Iturbe La bibliotecaria de AuschwitzEn este verano de 2016 de nuevo suenan las alarmas de la Historia: hace ochenta años en España el Estado era incapaz de parar el golpe militar que llevaría a una guerra civil y a una larga dictadura.

Pensando en el franquismo, es fácil comparar lo mucho que aguantó, y el inmenso mal que hizo, con lo poco que duró un régimen de locura como el hitleriano. La máquina del fascismo español no fue tan potente como la del nazismo, pero su acción llevó a niveles de anulación de libertad como los del Reich de los Mil Años reducidos a doce.

A la hora de escoger qué leer para que la mente se enriquezca, imaginando vacaciones y ganas de aprender sin prisa, se me vienen a la cabeza dos novelas que tienen como escenario un campo de exterminio nazi. Ambas fueron escritas por hombres que conocieron la muerte de Franco en su infancia, pero que recibieron mucha “Historia viva” de sus abuelos y sus padres. Uno es Antón Riveiro Coello y el otro, Toni Iturbe. Coetáneos y contemporáneos, sin embargo los separan mil kilómetros, los que hay entre Xinzo de Limia y Barcelona.

Esa distancia no es impedimento para que los dos se ocupen del horror de Auschwitz, y que lo hagan con voz femenina. Ambos trabajaron textos de “novela histórica”, categoría que admite desde intrahistorias de hechos conocidos a revelaciones de los que nunca se hicieron públicos, pasando por fábulas de gran verosimilitud, conforme la Historia científicamente probada.

Para llevarse al retiro vacacional, sugiero Laura en el desierto (Ed. Galaxia, Mar Maior), de Riveiro Coello, y La bibliotecaria de Auschwitz (Ed. Planeta, Narrativa contemporánea), de Iturbe.

Antón Riveiro Coello, funcionario público de profesión, es una estrella de imparable ascenso en el firmamento de la abundante narrativa en gallego. Autor voluntarioso, ofrece obras que superan el ámbito social de la lengua originaria y se proyectan en otras.

Con Laura en el desierto deja a los lectores sin respiro en una carrera de pasar páginas bordadas por quien sabe escribir novelas, no pegar cuentos con costuras visibles. Su Laura es un gran personaje, mujer con varias vidas que, resumidas en una, recuerdan a la filigrana incestuosa de Eça de Queiroz en Los Maias.

Toni Iturbe es periodista por formación y director de revista literaria por profesión (lo fue de Qué leer y lo es de Librújula). De sus curiosidades profesionales y sus aventuras vitales surgió el aviso de que en Auschwitz había habido una biblioteca clandestina con una docena de libros.

Se fue a conocer en Tel Aviv a la “bibliotecaria” de aquella inmundicia, hablaron y él creó un reportaje novelado tan perfecto que el lector no precisa hacerse cómplice del fabulador para sumergirse en la historia. Sencillamente, se la cree desde el principio.

Laura, fotógrafa libertaria, y Dita, la pequeña bibliotecaria judía, hacen sentir a los lectores de Riveiro Coello y de Iturbe el asco de la vida infrahumana y la fuerza desconocida que lleva a sobrevivir a algunas víctimas de la barbarie en que otras perecen (una vez más, el ADN como “sino”)…

Volviendo al principio de esta nota –escrita un 18 de julio–, nada como las novelas bien documentadas para hacernos vivir lo que otros vivieron y para obligarnos a reflexionar. Recomiendo Laura en el desierto y La bibliotecaria de Auschwitz como “libros de leer y releer”. Quizá no las recomendasen los que critican en España la Ley de Memoria Histórica. Yo lo hago con insistencia, pensando en una hamaca y una brisa amable de estío.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*